mayo 29, 2013

Las verdaderas dificultades de emprender

prosperidadLos emprendedores somos aquellas personas que tenemos la capacidad de convertir nuestros sueños en proyectos y, sobre todo, que conseguimos una cosa más difícil:

“Encontramos fuerzas de donde sea para que el sueño se haga realidad”

Se dice que emprender es difícil porque implica apostar por grandes retos, porque implica dedicar mucho dinero, porque necesita quitar tiempo a otras cosas importantes y, así, seguro que podríamos seguir un largo tendido de ejemplos.

Sin embargo, con los años te das cuenta que todo esto es discutible, pues hay otras dificultades reales que muchas veces solemos ignorar, como por ejemplo:

  • Vivir con tanta pasión es una fortuna pero saber controlar la intensidad de la pasión es una de las principales dificultades que los emprendedores debemos aprender. Una vez aprendido, te das cuenta que la gestión de esta intensidad es proporcional a la serenidad con la que afrontas los retos y que te permite equilibrar las alegrías con sus problemas y los éxitos con sus fracasos.
  • Saber discernir de lo que es un sueño alcanzable que puede mejorar la calidad de muchas personas u organizaciones, de lo que es algo inmenso que va a cambiar el mundo. Debemos aprender que sí debemos apostar por grandes retos, pero los grandes retos necesitan de mucha más gente que nosotros solos.
  • Balancear la emoción del corazón con la razón del cerebro y, sobre todo, conseguir que los dos hablen el mismo lenguaje. De la capacidad de conseguirlo podremos encontrar un camino de emprender, más suave pero igual de satisfactorio. Por eso, debemos crear proyectos  y organizaciones emocionalmente cerebrales.
  • Poner en valor todo nuestro background tanto personal como profesional al servicio de nuestro proyecto. Esto implica saber aprovechar todos los aprendizajes de nuestro pasado y ponerlos en valor para el futuro pues, para gestionar la complejidad de lo desconocido que nos viene, debemos optimizar todo lo que ya hemos vivido, tanto los éxitos como los fracasos.
  • Cuidar nuestra salud para que la máquina más perfecta que existe en la Tierra, nuestro cuerpo, pueda rendir todo el tiempo necesario a la máxima calidad posible. Puede parecer una obviedad, pero por desgracia me encuentro con demasiados emprendedores que hemos necesitado tener un susto de salud para aprenderlo, hecho que no es malo pero, si se puede evitar, mucho mejor.

Y así podríamos seguir con las cosas realmente difíciles de emprender, que seguro ahora mismo también estáis pensando.

Debemos planificar mejor aún para que estas dificultades sean unas oportunidades reales de mejora. Solo así será más fácil conseguir que nuestros sueños se conviertan en realidad.

Comparte esta historia

Subscribe to the newsletter

Fames amet, amet elit nulla tellus, arcu.

Gracias por su mensaje. Se envio correctamente.
Hubo un error al enviar el mensaje. Por favor vuelva a intentarlo mas tarde.