enero 4, 2023

Las batallas internas, propias y ajenas

En el libro ‘El arte de la guerra’ de Sun Tzu hay una frase que más o menos dice que, la batalla que se gana es aquella que no se libra. Hoy, ya en pleno 2023 me surgen las siguientes dudas sobre ello.

Y en las batallas internas que todo ser humano libra …

    1. ¿Cómo no puedes librar esta batalla?
    2. ¿No librar esa batalla ya es perderla?

Y en las batallas internas que libran tus seres queridos o cercanos ….

    1. ¿Puedes evitar dicha batalla cuando es un ser querido?
    2. ¿Y si quieres librarla y no te dejan?

Este año he dado muchas vueltas a estos temas porque varios de mis seres queridos de mi entorno han librado y están librando batallas internas que les agitan. Algunas veces …

    • A veces, la mejor manera de ayudarles ha sido aceptar que por el motivo que sea, te liberan de su batalla
    • A veces, a lo mejor han enviado señal de ayuda y no la percibes
    • A veces, esa batalla interna no te deja salir de ella y entras en modo bucle
    • A veces, te dicen que aceptarán ayuda cuando pierdan la batalla
    • A veces …
    • A veces, cada uno, libra su batalla interior como buenamente puede, saber o quiere.
    • Y este 2022 me he estado preguntando

¿Y qué puedo hacer?

    • Aceptar la elección de dicha persona que está librando su batalla y estar a su lado, para que cuando esta persona decida, poder agarrarte la mano. (Esto es lo que intenté con mi hermano y en unas semanas os contaré más sobre esto)
    • Aceptar que a veces, las decisiones de no dejarse ayudar es su manera de ayudarte o mejor dicho, según estas personas, de protegerte
    • Aceptar que cuando uno está en su batalla interior, siempre tiene consecuencias exteriores indeseadas e incontrolables
    • Aceptar que todos tenemos batallas internas y hemos generado impactos o daños colaterales en nuestro entorno

¿Qué he hecho o intento hacer?

Demostrar que comprendemos esa batalla que libran pero que no podemos vivirla como ellos y además, ya tenemos suficiente con batallar la nuestra

Demostrar que estamos allí para que cuando estas personas decidan algo, si nos necesitan, estemos allí.

En resumen

Es cierto que la batalla que se gana es aquella que no se libra, pero también podríamos decir que si tienes que batallar una batalla, a poder ser, que no sea sólo ni en plan kamikaze

Al igual que dicen que la felicidad es felicidad si es compartida, el dolor es dolor cuando es compartido porque aunque quieras o no, el dolor llega, aunque la batalla no sea tuya