Follow Us on

Agrupaciones empresariales

Agrupaciones empresariales

NoviembreExiste una visión de que una forma de hacer frente a la situación actual del mercado es ‘agrupar empresas’, ya sea en el formato clúster, asociación empresarial, unión temporal de empresas u otros tantos nombres que hayáis podido escuchar. En ningún momento digo que no sean necesarias pero lo que en realidad me pregunto, debato y discuto, surgió en la conversación de ayer con el gerente de un clúster, y llegamos a la misma conclusión.

Las agrupaciones, sean el número que sean, deben servir para que las empresas que la componen puedan llegar a ser más competitivas y puedan ayudarlas a sobrevivir; evidentemente, primero están las empresas. Esta línea puede parecer muy fina pero bajo mi punto de vista es crítica por una sencilla razón.

Una agrupación debe ser autofinanciable por sí misma y toda ayuda que pueda recibir por parte de las administraciones públicas es necesaria y aceptable. ¡Pero cuidado! Lo que nunca debe ocurrir es que el foco de la organización (ni de las ayudas) sea para pagar las nóminas de la sobredimensión de la agrupación, en todo caso, deben ser para pagar las nóminas de los empleados necesarios.

¿Con esto qué quiero decir? Pues que bastantes (no diré todas porque no sería justo) de estas organizaciones tienen los mismos males que muchas administraciones públicas, están sobredimensionadas, están en gran parte anquilosadas en el pasado, son reacias al cambio, funciona mucho el ‘amiguismo’, entre otros problemas. Permitirme que ahora lo diga en mi idioma: ¡Hay muchas organizaciones demasiado mamut!

¿Qué hace falta? Clústers y organizaciones en que sus presidentes no duren más de 25 años y que se renueven más a menudo; son necesarias organizaciones que reduzcan su tamaño al que realmente necesitan sus asociados y no ellos; hacen falta organizaciones que sean proveedores de servicios de conexión con el mercado para sus asociados y no unas meras academias de formación que les sirven para generar ingresos para pagar sus nóminas; al fin y al cabo lo que hace falta son organizaciones que piensen en las empresas o entidades de sus miembros. Repito, miembros en primer lugar.

Estas organizaciones deben estar centradas en transmitir a la empresa lo que pasa en el mundo real, porque ese empresario bastante trabajo tiene en mantener su empresa a flote y que sobreviva. Tienen que tejer alianzas con profesionales del mercado y no venderse como una empresa que ofrece servicios a sus socios, cuando para esto, ya hay empresas en el mercado y algunas hasta son socias suyas. Si quieren que sus miembros cambien, innoven y se transformen, deben empezar ellos mismos.

Para finalizar sólo quiero recordar un proverbio africano que dice lo siguiente: ‘Si quieres ir rápido, camina solo; pero si quieres llegar lejos, camina acompañado’.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookEmail this to someone
Posted by Albert Riba / Posted on 28 Nov
  • #expansion
  • Post Comments 0

    Drop us a line

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *